Primer Mes de Embarazo Primeros Síntomas

Primer mes de embarazo

Durante el primer mes de embarazo la mujer se entera de que está embarazada. Este primer mes de embarazo está comprendido por la semana uno, la semana dos, la semana tres, y la semana cuatro del embarazo.

Cuando la mujer pasaba por la primera semana de embarazo realmente no estaba embarazada en esta semana, de hecho, esta primera semana de embarazo es la semana del período menstrual. Sin embargo, se empieza a contar desde esta semana porque transcurren 40 semanas en un embarazo humano normal desde el primer día del período menstrual y el parto.

La mujer queda embarazada entre la tercera y cuarta semana de este primer mes de embarazo, pero las mujeres solo detectan que están embarazadas, más o menos, después de la cuarta semana que es cuando los niveles de la hormona gonadotropica corionica humana empiezan a elevarse más de lo normal.

La hormona se produce gracias a que la implantación del hembrión se da con éxito y el cuerpo de la mujer empieza a prepararse poco a poco para darle una buena alimentación, crecimiento, y desarrollo, a la nueva vida que se desarrolla en su vientre.

¿Qué alimentación debo seguir durante el primer mes de embarazo?

La alimentación durante el embarazo es fundamental. Es posible que sientas mareos, náuseas, o vómitos, y lo más probable es que te sientas muy débil o sin ganas de realizar alguna actividad.

Lo mejor es que empieces a comer sanamente, ten en cuenta que cada día debes comer mucha proteína, cereales, vitaminas y minerales. También es muy importante que consumas suplementos vitamínicos con hierro y ácido fólico.

El ácido fólico va a ayudar a que el bebé se desarrolle bien en esta primera etapa del embarazo evitando que sufra de malformaciones congénitas como la espalda bífida. Ahora mismo se encuentra en un proceso llamado urogénesis que es donde se forman todos los sistemas del bebé y poco a poco va tomando forma humana.

Síntomas comunes durante el primer mes de embarazo

En este mes podrías presentar un sangrado sumamente leve denominado sangrado de implantación que suele ocurrir entre 6 a 14 días después de que hayas tenido la relación sexual que te ha dejado embarazada.

Este sangrado suele ser sumamente leve y no dura más de 1 a 2 días y a suele ser de color rojo vivo, amarronado, o rosado. El sangrado producido por la implantación no significa una amenaza para el embrión, porque es producido en el momento que el óvulo fecundado se implanta en la pared uterina y durante ese proceso se rompen algunos vasos sanguíneos y se produce el sangrado.

Sin embargo, si tienes sangrado abundante con dolor y expulsión de coágulos, y además sabes que estás embarazada, lo mejor es que acudas a tu médico personal porque podrías estar frente a un aborto o desprendimiento del embrión.

Otros síntomas del embarazo durante este primer mes, son los siguientes:

Es normal que en este primer mes del embarazo algunas mujeres quieran notar algún cambio físico notable, pero no será así porque el útero no ha aumentado de tamaño y lo más que puedes sentir son gases e hinchazón en esa área, sin embargo, hay mujeres que sienten dolores como si su período menstrual se acercara. Pero es algo muy normal en este mes.

Un cambio que sí notarás desde las primeras semanas es el aumento de los pechos, debido a que se hinchan, se sienten pesados, y sobre todo suelen doler bastante; además que se encuentran muy sensibles.

Para diferenciar el dolor de senos que se siente durante el embarazo del que se siente cuando tenemos el síndrome premestrual, es que el dolor durante el embarazo es más fuerte y también se produce mucho tiempo antes de la llegada de tu período, más o menos de 4-6 días luego de haber tenido relaciones.

Y el dolor de senos producido por el SPM se inicia unos 2-3 días antes del inicio del período menstrual.

Igualmente se sienten muchas ganas de orinar, porque de hecho, ¡estás orinando más! La hormona del embarazo produce que tu cuerpo realice sus labores mucho más rápido de lo habitual, lo que quiere decir que si no entendías porqué orinabas más de la cuenta ahora lo sabes.

 Puede que ahora mismo estés en una montaña rusa de emociones en donde habrá días en los que estarás sumamente feliz y de repente te pondrás muy triste por cualquier cosa, y estarás pasando de un momento a otro del enojo al estrés. Pero poco a poco te tendrás que ir acostumbrando a estos cambios de humor.

Quizás te sientas como si nadie te entiende, o a lo mejor sientes mucho miedo de todo lo que se te avecina, sobre todo si eres primeriza.

Lo mejor es acudir al médico recién te enteres de tu embarazo, para de esta manera evitar algún inconveniente durante el desarrollo de tu hijo o hija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *